¿Tienes un negocio propio en Córdoba? Haz click aquí si quieres aparecer en esta guía.

Usa este buscador para encontrar el servicio o la empresa que necesites

La Puerta del Puente

845 veces visto

Puerta del Puente Córdoba

La Córdoba Romana fue una ciudad amurallada, y uno de sus numerosos accesos estuvo situado en el mismo lugar donde actualmente se encuentra la Puerta del Puente, era acceso a la ciudad por su parte sur. Su construcción fue llevada a cabo para festejar la llegada del rey Felipe II a Córdoba en año 1570.

Desde 1931, la puerta, simultáneamente con el puente romano y la torre de la Calahorra está declarada Bien de Interés Cultural en la calidad de monumento.

La actual Puerta del Puente se sitúa donde antaño también se localizaron puertas romanas, así como musulmana (Bab Alqantara, Bab al Wadi, Bab al Yazira o Bab al Sura). En tiempos romanos unía la ciudad con el Puente Romano y la Vía Augusta.

El ayuntamiento, en el siglo XVI, decide otorgar a la ciudad una mejor puerta, dado que en ese momento la que estaba se encontraba en un dudoso estado, debido a la cantidad de siglos desde su construcción y su falta de mantenimiento, asimismo era una de las principales puertas de las ciudad, por lo que recibía multitud de personas y aprovisionamiento de forma diaria. De forma que el 18 de febrero de 1572, el ayuntamiento del Corregidor Licenciado Arteaga acuerda construir la Puerta del Puente, con la necesidad de agrandarla y embellecerla.

La Puerta del Puente la comienza Francisco de Montalbán aunque pocos tiempo después el tercero de la familia Hernán Ruiz se hace cargo de la ella, el principal motivo que se le atribuye a este cambio, es la falta de confianza por parte del ayuntamiento al restaurador designado, dado que no se veía que el resultado de la misma fuese a ser el esperado. Después de esto, hay constancia de que la  obra quedo parada durante 4 años, hasta que en el año 1576, Hernán Ruiz, prosiguió con su trabajo. Sin embargo y posiblemente al endeudamiento del ayuntamiento y la falta de fondos, la misma quedó inconclusa.

Unos trescientos años después, en el año 1912, durante el vigente reinando de Alfonso XIII, la Puerta del Puente fue despojada de sus murallas adyacentes,y se realizo una tarea de reconstrucción hacia el 1928, a manera de puerta conmemorativa durante el mandato del alcalde José Sanz Noguer, repitiéndose por el lado interior la parte exterior. Fue a finales de los años 50 cuando el nivel del terreno se rebajo hasta recuperara el rasante .

A principios del siglo XXI, se realiza una primera limpieza de la Puerta del Puente, realizándose unas catas arqueológicas en el subsuelo de la misma. Por otra lado en el año 2005, se aprueba unas obras de remodelación, tuteladas por el arquitecto cordobés Juan Cuenca Montillas,las cuales llegan a termino en el 2007, con la consiguiente reapertura de la puerta del Puente como lugar de exposición de la ciudad.

La difícil restauración, ha renovando el monumento por fuera, logrando refrescar  todo su esplendor. En su parte superior se instalará un magnífico mirador, que proporcionará bellísimas imágenes de la mezquita y su entorno.

 

Descripción artística

La puerta del puente esta realizada a base de sillares de piedra arenisca. Dividido en tres grandes cuerpos, el central se halla presididio por un vano adintelado con marcado despiece de dovelas. A cada lado del dintel se hallan dos parejas de columnas de orden dórico y fuste estriado apoyadas sobre el basamento almohadillado. Sobre ella se alza un entablamento que recorre todo el perímetro de la puerta, y más arriba se halla friso, compuesto triglifos y metopas sin decoración alguna, que sostiene una fina y delicada cornisa volada. En los lados menores del edificio, las columnas estriadas, son sustituidas por elegantes pilastras sin decoración.

Atendiendo a su decoración, el cuerpo central está coronado por un frontón circular, inacabado, en el que destaca un relieve que representa a dos guerreros que visten dalmática y greguescos, exhibiendo el escudo de la Corona de España. Justo debajo, se encuentra una inscripción que reza: “Reinando la Sacra Católica Majestad Don Felipe, nuestro señor, segundo de este nombre”. El resto de la decoración se halla en los interculumnios de dos relieves que representan, en un lado a una mujer sentada sobre el cadáver degollado de un hombre, que se ha pensado pudiera corresponder a Judith y Holofernes; y en el otro lado se representa a un personaje femenino que sostiene a un niño entre sus brazos.