¿Tienes un negocio propio en Córdoba? Haz click aquí si quieres aparecer en esta guía.

Usa este buscador para encontrar el servicio o la empresa que necesites

Posada del Potro

512 veces visto

Posada del Potro

Situada en Córdoba desde el siglo XIV es uno de los lugares más pintorescos y literarios de esta ciudad.

La Posada del Potro es un “corral de vecinos” de Córdoba situado en la Plaza del Potro, número 10, vivienda muy tradicional de la época, este lugar es un claro ejemplo de la arquitectura popular cordobesa en esos tiempos.

El corral de vecinos propiamente dicho,  son casas formadas por apartados donde las familias vivían en habitaciones dispuestas en torno a un patio común presidido por el pozo,  está en detalle fue destinada a posada ejerciendo esta función hasta el año 1972. Siendo  lugar de reunión de truhanes durante los s. XVI y XVII.

Está declarada como conjunto Monumento Arquitectónico-Artístico, dado que conserva casi intacto el interior, este se desarrolla en torno a un patio central en donde se establecen diferentes dependencias como las cuadras, habitaciones, en la planta baja como en la planta alta se sitúan  barandas de madera, soporte y tejadillo de madera. En su origen fue de mayores dimensiones, pero perdió algunas habitaciones a casas adyacentes, aun así se han mantenido casi indemnes en el transcurso de seiscientos años.

Esta posada, La Posada del Potro, universalmente popular, fue uno de los escenarios cordobeses elegidos y preferidos por Cervantes, tanto en su obra donde fue mencionada en “El Quijote”, como en su vida, ya que se alojó en ella en algunos momentos de su vida.

La antigua posada del Potro es comprada por parte del Ayuntamiento de Córdoba que después de albergar diferentes sedes de centros culturales, en el año 2005 decide la conversión de la Posada del Potro. En marzo del año 2010, tras casi cuatro años de rehabilitación y cinco cerrada al público se convierte en la Casa Museo de Antonio Fernández “Fosforito” o  sede del Centro Flamenco Fosforito. El Ayuntamiento introduce multitud de exposiciones en este edificio.

En la actualidad es centro cultural y sala de exposiciones, además de ser Centro Flamenco Fosforito como hemos mencionado anteriormente.

Leyenda de alusión de Cervantes a esta posada:

“Había en Córdoba otro loco, que tenía por costumbre de traer encima de la cabeza un pedazo de losa de mármol, o un canto no muy liviano, y, en topando algún perro descuidado, se le ponía junto, y a plomo dejaba caer sobre él el peso. Amohinábase el perro, y, dando ladridos y aullidos, no paraba en tres calles. Sucedió, pues, que, entre los perros que descargó la carga, fue uno un perro de un bonetero, a quien quería mucho su dueño. Bajó el canto, diole en la cabeza, alzó el grito el molido perro, violo y sintiólo su amo, asió de una vara de medir, y salió al loco y no le dejó hueso sano; y cada palo que le daba decía: “Perro ladrón, ¿a mi podenco? ¿No viste, cruel, que era podenco mi perro?” Y, repitiéndole el nombre de podenco muchas veces, envió al loco hecho una alheña. Escarmentó el loco y retiróse, y en más de un mes no salió a la plaza; al cabo del cual tiempo, volvió con su invención y con más carga. Llegábase donde estaba el perro, y, mirándole muy bien de hito en hito, y sin querer ni atreverse a descargar la piedra, decía: “Este es podenco: ¡guarda!” En efecto, todos cuantos perros topaba, aunque fuesen alanos, o gozques, decía que eran podencos; y así, no soltó más el canto.» Quizá de esta suerte le podrá acontecer a este historiador: que no se atreverá a soltar más la presa de su ingenio en libros que, en siendo malos, son más duros que las peña.”