¿Tienes un negocio propio en Córdoba? Haz click aquí si quieres aparecer en esta guía.

Usa este buscador para encontrar el servicio o la empresa que necesites

Puente romano de Córdoba

1211 veces visto

Puente Romano de Córdoba

El Puente romano de Córdoba, junto con la Mezquita y la judería constituyen uno de los conjuntos históricos más importantes de Andalucía. Punto de unión entre el barrio de la Catedral con el del Campo de la Verdad. Desde 1931, el puente, conjuntamente con la puerta del puente y la torre de la Calahorra está declarado Bien de interés cultural en la categoría de monumento. Forma parte del centro histórico de Córdoba que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994.

Además justo en el centro se encuentra una escultura de San Rafael, obra del siglo XVII realizada por Bernabé Gómez del Río y una hornacina de los Patrones de Córdoba, San Acisclo y Santa Victoria.

Este puente tan singular fue un primordial medio de entrada a la ciudad desde la zona sur de la península Ibérica por ser el único punto para cruzar el río sin manejar ningún tipo de embarcación. Se cree que la Vía Augusta que iba desde Roma hasta Cádiz pasaba por él.

Historia y reformas

Fue construido en el siglo I d.C durante la época de dominación romana, sustituyendo seguramente a un puente primigenio de madera, cuenta con dieciséis arcos, cuatro apuntados y el resto de medio punto, el puente tiene una longitud de 330 metros.

A lo largo de su historia ha sufrido cuantiosas reconstrucciones, principalmente una en la época califal, una después de la reconquista y otra a principios del siglo XX. Sólo el arco número 14 y número 15 (comenzando a contar desde la Puerta del Puente) son originales. Aún así estos ajustes fueron más de carácter estético que estructurales.

El 9 de enero de 2008 termina la última reforma del puente hasta la fecha, y una de las más radicales dirigida por el arquitecto cordobés Juan Cuenca Montilla, fue algo polémica, alabada por unos y muy criticada por otros, a partir de ese momento el puente es peatonal, estando prohibido el paso motorizado a través del mismo.

En la última reforma se limpiaron los tamajares, se descubrieron los sillares originales, se sustituyó el adoquinado por un suelo liso de placas de granito a medio pulir, se sustituyeron las farolas decimonónicas por luminarias funcionales y se rehabilitó una hornacina existente dedicada a San Acisclo y Santa Victoria. Además, se recuperó el nivel del extremo norte del puente, enrasándolo con la Puerta del Puente y el Paseo de la Ribera.

En su extremo sur se encuentra la Torre defensiva de la Calahorra, de época musulmana y en el extremo norte, la Puerta del Puente, realizada por Hernán Ruiz II en 1572 y perteneciente a la antigua muralla, también llamada erróneamente como “Arco del Triunfo”.

 Entorno

En el entorno del Puente Romano se encuentra en una pequeña reserva natural llamada los Sotos de la Albolafia, donde anidan diversas especies de aves (un total de 120 se conocen hasta ahora), incluso algunas de ellas en peligro de extinción, constituye un hecho asombroso si se tiene en cuenta su reducida extensión de poco más de dos hectáreas.

Además de esto se conservan varios molinos, entre los que destacan el también recientemente reformado Molino de San Antonio, así como el conocido Molino de la Albolafia, que es el que aparece en el escudo de la ciudad.

Una de las vistas más hermosa que se tiene de Córdoba es desde el Puente Romano, que cruza el Guadalquivir y conecta las dos orillas de la ciudad desde hace dos mil años. Además cuenta con un carril bici en la orilla norte, siendo este un agradable recorrido, también en la orilla sur cuenta con un paseo.

El mejor momento del día es al atardecer, cuando las luces de la mezquita/catedral se iluminan y la ciudad se muestra en todo su esplendor ¡No os perdáis su visita!